noestesol@ nuestra web de citas

lunes, 19 de octubre de 2015

Infidelidad: ¿cuándo, dónde y por qué?

Una encuesta busca delinear las causas y el “modus operandi” de los hombres y mujeres que engañan. La principal conclusión: hombres y mujeres somos diferentes al salir a "pillar".

Un portal de citas para personas casadas, hizo una encuesta que busca marcar el perfil de los infieles argentinos. Participaron más de 7.000 inscriptos y estos fueron los resultados:

¿Por qué engañan?

Hombres

– El 39% porque su pareja no lo satisface sexualmente.

– El 31% porque necesita variedad.

Mujeres

– El 32% porque en su pareja falta romance.

– El 30% por insatisfacción sexual con su marido.

 

¿Cuándo se encuentran con sus amantes? 

Hombres

– El 39% después del trabajo.

– El 22% a la noche.

– El 20% en la hora del almuerzo.

Mujeres

– El 38% en la hora del almuerzo.

– El 35% después del trabajo.

– El 8% a la noche.

¿Dónde tienen relaciones con el amante? 

Hombres

– El 71% en un hotel.

– El 22% en la casa de su amante.

Mujeres

– El 70% en un hotel.

– El 18% en un auto.

¿Por qué eligen la infidelidad y no el divorcio? 

Hombres

– El 53% porque todavía ama a su esposa.

–  El 31% por sus hijos.

– El 11% por razones financieras.

Mujeres

– El 43% porque todavía ama a su marido.

–  El 24% por razones financieras.

– El 17% por sus hijos.

(Nota: se permitió a los entrevistados  seleccionar más de una opción).

“Todos los usuarios del sitio se caracterizan por apostar a la relación de pareja y al amor que tiene por su cónyuge y familia. No consideran el divorcio como una opción. Entonces, ¿por qué engañan? “Los infieles sólo buscan satisfacer la insuficiencia sexual en el matrimonio”, responde.

¿Tienes un amante? ¿Te fueron infiel alguna vez? ¿O cumples el rol de “la segunda”? Si ya tienes experiencia, nos vas a poder contar… ¿Cuándo, dónde y por qué engañamos?  

 

Fuente entremujeres.com






sábado, 10 de octubre de 2015

8 señales que envía nuestro cuerpo cuando necesita sexo


Practicar sexo con más o menos frecuencia puede favorecer el que nuestro cutis luzca más brillante y con menos imperfecciones, dado que conseguimos que los poros se abran y eliminamos toxinas

Las necesidades fisiológicas y el apetito sexual pueden hacerse evidentes en nuestro cuerpo mediante una serie de síntomas que reflejan el deseo de sentir contacto sexual y vivir experiencias excitantes.

La falta de sexo afecta física y emocionalmente a las personas, incluso sin que estas se lleguen a dar cuenta. Y es que esta necesidad humana va mucho más allá del placer que genera, pues también cumple una función importante en la salud y el bienestar.

Por diferentes motivos algunas personas intentan reprimir su deseo sexual y se cohíben de aquello que desean; otras tienen más facilidad para expresarse y no dudan en vivir el momento al máximo cuando se da la oportunidad.

En todo caso, cuando pasa el tiempo y no tienen una experiencia sexual satisfactoria, sus deseos reprimidos se pueden hacer evidentes mediante ciertos comportamientos o señales.

Es importante saber que el sexo contribuye a tener un mejor estado de ánimo y, aunque muchas veces se intente ignorar, es una necesidad que no se puede reprimir.

1. Falta de sueño

Insomnio

¿Dificultades para dormir en los últimos días? La actividad sexual ayuda a segregar una hormona conocida como oxitocina, importante para tener un sueño adecuado y placentero.

Cuando una persona pasa mucho tiempo sin sexo puede empezar a tener dificultades para conciliar el sueño.

2. Mal humor y estrés

Enojado

Tener altibajos en el carácter, en especial en el ámbito social, es una probabilidad de que el cuerpo necesita sexo.

Obviamente, no en todos los casos es esta la razón del estrés y el mal humor. Sin embargo, cuando pasan semanas y meses sin sentir satisfacción sexual, hay un mayor riesgo de estallar en emociones negativas como la irritabilidad, el pesimismo y otros cambios de humor bruscos.

3. Incrementan las fantasías

Fantasias

En mayor o menor medida, toda persona sueña o tiene presentes algunas prácticas sexuales; por lo general ocurren durante la noche, o como producto de algún tipo de estímulo.

No obstante, cuando estas fantasías se convierten en algo frecuente y aparecen en diversos momentos del día, es porque el cuerpo está ansioso por tener relaciones sexuales.

4. Falta de brillo en la piel

Caricias

Parece incoherente pensar que el acto sexual puede mejorar el estado de la piel, pero no lo es. Cuando se practica sexo con frecuencia, los poros de la piel se abren y liberan las impurezas que se suelen acumular y que dan lugar a las imperfecciones.

Es obvio que no se trata de un tratamiento estético; sin embargo, como cualquier otra actividad física, el sexo facilita la eliminación de toxinas mediante el sudor y activa la circulación sanguínea.

Si notamos que, de repente, el rostro ha perdido su brillo natural y hay más acné de lo habitual puede ser un indicio claro de falta de sexo.

5. Menos sociales

Circulo social

El dejar de tener experiencias sexuales puede provocar un aislamiento social. Esto se explica por la disminución en la producción de endorfinas, sustancias que ayudan a mantener el buen humor y el deseo de estar rodeados de más personas.

6. Malestares físicos

Dolor de cabeza

¿La razón? La falta de sexo disminuye la producción de serotonina y endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad y famosas por actuar como un analgésico natural.

7. Inseguridad

Inseguridad

Es muy probable que, al dejar de mantener relaciones sexuales, la persona empiece a sentir cierta inseguridad en sí misma y en todo lo que hace.

El sexo es una actividad que mejora la autoestima y que permite tanto al hombre como a la mujer sentirse deseados y atendidos.

El no tener este tipo de experiencias provoca una insatisfacción propia que puede derivar en depresión, ansiedad y dificultades para tomar decisiones acertadas.

8. El peligroso sentimiento de soledad

Marilyn Soledad

¡Cuidado! El sentir soledad puede llevar a tomar decisiones poco acertadas, en especial cuando de sexo se trata.

Tras pasar mucho tiempo sin sentir la emoción del sexo, el sentimiento de la soledad empieza a dominar las emociones y puede ocurrir lo siguiente:

  • Ronda la idea de llamar, buscar o regresar con una expareja.
  • Se busca sexo en alguien cercano, como un amigo (o amiga) o un amante.
  • Hay una gran posibilidad de desear sexo casual con un desconocido durante una fiesta, sobre todo después de ingerir algunos tragos.

Decimos que son decisiones poco acertadas ya que cada una puede traer consigo consecuencias negativas, aunque no en todos los casos.



martes, 6 de octubre de 2015

Swingers ¿Estarías dispuesto a compartir a tu pareja?


El swinging es una práctica sexual en la que se comparte e intercambia la pareja de forma consensuada, de esta manera quienes mantienen este tipo de relaciones se denominan parejas swingers.

Según sus adeptos, esta experiencia va más allá del placer sexual, ya que para ellos es una forma de enriquecer su intimidad y ayuda a consolidar su relación.

El sexo swinger es un remolino de fantasías, en donde se mezclan elementos del voyeurismo, del menàge a trois y de la orgía.
La mayoría lo toman como una aventura, un impasse en la rutina, o una manera de reinventarse en la cama después de mucho tiempo de hacer lo mismo. Luego de hacerlo, algunas parejas no lo practican nunca mas, otras lo pueden adoptar para el resto de su vida y otras directamente cortan la relación.

Desde el punto de vista psicológico, el intercambio de parejas no constituye una patología, sino que es una manera más de relacionarse que, como cualquier otra, puede salir bien o mal. El problema, básicamente, esta en el “después”, ya que muchas parejas que han experimentado esta práctica han terminado mal.

Según los psicólogos, los que peor quedan son los hombres, ya que tal vez no están preparados y pueden sentir una rivalidad con la persona que está haciendo gozar a su mujer.
Para que una relación swinger termine bien, la pareja debe funcionar bien antes de emprenderla.

Beneficios de ser swinger

Quienes han experimentado esta práctica aseguran que

  • La pareja se fortalece: los swingers son más felices en sus relaciones que las personas promedio, por lo que hacen que su vida en pareja funcione de mejor manera con mayor comunicación y comprensión.
  • Tienen una mayor excitación sexual. En este tipo de encuentros la libido aumenta y el placer que se experimenta es mucho más intenso, según los defensores y practicantes del swinger.
  • Previene la infidelidad. Al prevenir la infidelidad se previenen también las consecuencias traumáticas que conlleva para la pareja, porque se consiente que cada uno de sus miembros tenga relaciones sexuales con otra persona, pero siempre en presencia del otro.

Desventajas de ser swinger

  • Puede generar inseguridades e incomodidad. Esto puede ocurrir en una de las partes, si al plantear este tipo de experiencia no se está totalmente de acuerdo y se hace solo por complacer a la pareja. De esta manera, puede surgir la duda de si nuestra pareja ya no nos encuentra tan deseables o atractivos, así como es posible que haya incomodidad si no se está de acuerdo en dejar la monogamia para disfrutar del sexo con otras personas.
  • Llegan a surgir los celos. A pesar de que para los swinger este tipo de práctica sexual parte de la superación de la desconfianza y los celos, si no se tiene el criterio, apertura, autoestima y madurez emocional adecuados, en cualquier momento pueden surgir conflictos por compartir a la pareja y el temor latente de que pueda enamorarse de alguien más.
  • Riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS). Aunque los grupos de swinger suelen ser exclusivos y muy cuidadosos respecto a su higiene y salud, ya que la mayoría suele tener por norma básica el uso del preservativo, puede haber quienes rompan estas reglas poniendo en riesgo a otros de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS).

Si alguna pareja esta considerado experimentar esta práctica sexual, es importante que tengan en cuenta sus ventajas y desventajas, ya que la idea es disfrutar con la pareja, no sufrir con ella.

Recomendaciones

  • Ser claro a la hora de encarar el tema.
  • Poner de antemano los límites de hasta dónde llegar en caso que decidan ir a un club o reunión swinger.
  • No perder el contacto visual de tu pareja cuando se tiene sexo con otros.
  • Preguntarle al otro si está bien.
  • Qué tu pareja no se sienta forzada a experimentar algo que sólo a vos te parece atractivo.
  • Estar de acuerdo con quienes intercambiar pareja, si alguno de los dos no quieren los dos no pueden.
  • Cuidarse SIEMPRE.
  • Mantener estrictos niveles de limpieza.
  • Empezar por un club, que es menos directo, por si alguno no está seguro.
  • Siempre ser amable y cordial ante un "No" como respuesta.

Código Swinger 

Estas cláusulas son fundamentales dentro del codigo Swinger:

  • No romper ninguna pareja ni vincularse, erótica o sentimentalmente, fuera del encuentro swinger.
  • Asistir a la primera cita swinger dispuesto a no hacer perder el tiempo a los otros.
  • Nunca faltar a las citas acordadas.
  • Nunca imponerse sobre la voluntad de nadie para practicar el swinger, aún tratándose de la propia pareja.
  • No hablar del estilo de vida swinger con quienes no hayan manifestado interés al respecto. Respetar las ideologías y creencias morales de los demás, aún si no son respetadas las propias.
  • Proteger el propio anonimato como el de otras personas swinger conocidas.
  • Cuidar al máximo la higiene y apariencia personal.
  • No hacer nada que desacredite el estilo de vida swinger.
  • Ser amigable y cálido con las amistades swingers, pero nunca invadir los ámbitos emocionales de otras parejas. 
  • Practicar siempre sexo seguro.


lunes, 5 de octubre de 2015

10 CLAVES PARA TENER UNA BUENA RELACIÓN DE PAREJA

Mantener una relación de pareja saludable en ocasiones parece que se convierte en algo muy complicado. Nadie nos enseña cómo debemos comportarnos en una relación (aprendemos por ensayo y error) y son la oportunidad perfecta para sacar a la luz todas nuestras inseguridades,irracionalidades, carencias afectivas y formas sesgadas de ver el mundo.

La sociedad en la que vivimos nos muestra un modelo de pareja romántica que no es real y que no favorece para nada que seamos capaces de establecer relaciones saludables. Las relaciones representadas por las películas de Disney, las canciones, las novelas, las series fomentan diferentes mitos acerca del amor que están bastante alejados de la realidad.
Nos hacen ver que cada uno tiene media naranja perdida por el mundo y que al fin y al cabo el amor todo lo puede. Sinceramente, creo que nos ahorraríamos bastantes problemas si desde pequeñitos alguien nos enseñara que somos la naranja entera, que tener pareja es una opción, no una necesidad y que no sólo hay una, sino miles de personas que cumplirán nuestras expectativas de las que podremos enamorarnos.
También considero recomendable que alguien nos haga ver que no basta con querer a una persona para poder ser feliz a su lado, y que en ocasiones el mejor favor que nos podemos hacer tanto a nosotros mismos como al otro es alejarnos.
A pesar de todo esto mantener una relación de pareja saludable no es tan difícil si somos capaces de dejar nuestras inseguridades y nuestras malas experiencias de lados y nos centramos en cuidar y hacer crecer la relación cada día.

¿Cuáles son las 10 claves para mantener una buena relación de pareja?

1. Comparte tiempo de ocio con tu pareja

Aunque en ocasiones por el ritmo acelerado que llevamos en la vida es difícil lograr tener tiempo libre, tenemos que saber que una relación de pareja (como cualquier tipo de relación) requiere tiempo para cuidarla, así que conseguir este tiempo debe ser una de nuestras prioridades.
Para evitar caer en la monotonía y en la rutina es muy importante que compartas tiempo de calidad con tu pareja: una cena romántica, un paseo por el parque al atardecer, una escapada a la sierra el fin de semana, o simplemente una peli con palomitas. Es importante compartir juntos tiempo y actividades en las que primen el bueno rollo y las emociones positivas.

2. Cuida la comunicación

Habla con tu pareja, cuéntale qué tal te ha ido el día, explícale tus problemas, cómo te sientes… Mantener una relación de pareja consiste en crear un proyecto de vida en común y para ello es primordial que exista una buena comunicación.

3. Respeta la libertad de tu pareja

Tu pareja no te pertenece, tu pareja es una persona que libremente decide mantener una relación contigo y que en cualquier momento libremente puede decidir dejar de hacerlo.
Ama desde la libertad y no desde la posesión. Una pareja está formada por dos miembros con vidas, ideas, experiencias y gustos diferentes y no es necesario ni conveniente que la pareja se convierta en un pack dos en uno.
Es importante que cada uno de los miembros de la pareja tenga espacio para sí mismo o para compartir con otras personas sin que esté su pareja presente. De esta manera ambos miembros podrán enriquecerse de las experiencias del otro y no se ahogaran en la relación.

4. Deja de empeñarte en tener razón

Cuando discutimos con alguien, nos empeñamos más en tener razón que en solucionar el conflicto. Vale, a todo nos gusta tener razón y nos repatea cuando no la llevamos, es cierto… Pero en ocasiones nos olvidamos de cuál es el objetivo y de qué es lo que realmente nos importa y queremos conseguir.
¿Quieres llevarte bien con tu pareja o quieres que todo lo que tú digas vaya a misa? Muchas veces nos pasamos mucho tiempo discutiendo sobre si una mesa es azul o amarilla en vez de ir a comparar una mesa verde ¿Me explico?

5. Sé detallista

Cuida a tu pareja. Hazle un regalo inesperado, llévale a cenar a ese restaurante que tanto le gusta, dile lo guapo que esta hoy, cuanto te gusta estar con él, etc.… Al principio cuidamos mucho a nuestra pareja pero llega un punto en que nos acomodamos, asumimos que el otro siempre va a estar ahí y dejamos de ser detallistas.
Si quieres mantener una relación en la que la chispa y la pasión no se apague es imprescindible que la cuides, así que nunca te olvides de los pequeños detalles y no lo reserves solo para ocasiones especiales como cumpleaños, aniversarios, etc… Cualquier día es bueno para sorprender a tu pareja y demostrarle cuento le quieres.

6. Aprende que tu pareja no ve el mundo igual que tú

Tu pareja ha vivido en un ambiente diferente que el tuyo, ha tenido unos padres diferentes, se ha rodeado de gente diferente y ha vivido unas experiencias que son diferentes a las tuyas; Así que no es de extrañar que vea el mundo de una manera diferente a ti. No tienes por qué compartir la visión que tenga tu pareja de muchas cosas si no la consideras adecuadas; pero si entiendes que tu pareja no piensa, siente y actúa como tú te vas a ahorrar muchos problemas.
También es inútil intentar convencer a tu pareja que tu visión del mundo y no la suya es la correcta, cada uno ve las cosas de una manera distinta en función de su historia vital previa, por lo tanto, tal y como he dicho antes en lugar de empeñarte en llevar razón tú, empéñate en buscar una solución que incluya parte de la visión del mundo de cada uno.

7. Haz críticas de una manera constructiva

Cuando nos enfadamos en ocasiones resulta realmente complicado expresar una crítica de manera constructiva. Pero no debemos olvidarnos que lo que nosotros queremos es informar a nuestra pareja de que una cosa nos ha molestado para que no vuelva a ocurrir y no castigarle o hacerle sentir mal por lo que ha hecho.
Nuestra pareja no es nuestro hijo y ya no somos niños pequeños que arreglemos las cosas por medio de rabietas, así que si quieres mantener una relación de pareja saludable, no te quedan muchas más opciones que aprender a comunicarte de forma asertiva y expresar críticas de la manera correcta.
Discute sólo un tema a la vez, no hables un tema cuando estés muy enfadado, céntrate en un solo tema por discusión, concreta que es exactamente lo quieres, habla de cómo te has sentido tú sin atacar a la otra persona y entrar en reproches.

8. Respeta a tu pareja

De este punto tengo poco que decir. Una pareja que no se respeta está destinada al fracaso. Y las faltas de respeto son el inicio de dinámicas bastante peligrosas, así que si tu pareja te falta al respeto de forma recurrente ¡Huye cuanto más lejos mejor! Aunque al principio sea muy duro, te aseguro que a la larga no te arrepentirás.

9. Confía en tu pareja

Los celos pueden acabar por quemar hasta la mejor de las relaciones. Nunca vas a saber al 100% seguro que tu pareja no te es o te va a ser infiel. Así que si empiezas una relación es porque estás dispuesto a vivir con la duda sin que ello perturbe tu tranquilidad.
Tu pareja ha elegido estar contigo, así que preocúpate por darle lo que necesita para que no tenga que buscarlo en otras personas. Y aún así siempre vas a correr el riesgo.
Querer a alguien significa confiar en la otra persona y confiar en que aunque nos dañe, lo vivido habrá merecido la pena. Así que disfruta de tu relación de pareja sin buscar pruebas de algo que seguramente nunca encuentres.

10. No dejes de lado las relaciones sexuales

La sexualidad es una parte importante de la pareja, que no hay que dejar de lado. Es normal que con el paso de tiempo las relaciones sexuales disminuyan y la relación nos aporte otras cosas mucho más valiosas que el sexo.
Sin embargo, es importante no dejarnos llevar por la pereza y la comodidad y seguir manteniendo la pasión en la relación. Las relaciones sexuales promueven la intimidad, la comunicación y la confianza dentro de la pareja, por lo cual es importante no dejarlas de lado.
Aunque podríamos hablar de muchos más puntos, creo que si logramos llevar a cabo estos 10, son más que suficientes para poder mantener una relación satisfactoria. Ama desde la libertad, desde el respeto y la confianza, no te preocupes tanto por el futuro y por si mañana vais a estar juntos, vive cada día de tu relación como si fuera el último día y probablemente estéis juntos toda la vida.

domingo, 4 de octubre de 2015

ASÍ DEBES DE ELEGIR A UN COMPAÑERO DE RELACIÓN PARA TODA LA VIDA

ASÍ DEBES DE ELEGIR A UN COMPAÑERO DE RELACIÓN PARA TODA LA VIDA


1- Elige a alguien como si fueras ciego. Cierra los ojos y observa qué puedes sentir de esa persona, de su gentileza, su lealtad, su comprensión, su devoción, su habilidad para ocuparse de ti, su habilidad para cuidar de sí mismo como un ser independiente. En nuestra cultura nos basamos mucho en lo que vemos con nuestros ojos externos. Pero cuando miramos al objeto de nuestro amor, es mucho más importante lo que vemos con los ojos cerrados.

2- Elige a alguien que tenga la habilidad de aprender. Si hay algo que verdaderamente hace diferencia entre un amante para toda la vida y uno fugaz, es una persona que tenga la habilidad de aprender. Dice el refrán “el ignorante es poco tolerante”. Aquellos que no pueden aprender cosas nuevas, ver las cosas a la luz de lo nuevo, ser curiosos acerca del mundo y de cómo funcionan las cosas o las personas, a menudo se cierran y dicen. “No, esto tiene que ser así, de este modo” y para una relación de toda la vida es mejor estar con alguien que se abra y se cierre aprendiendo y evolucionando.

3- Elige a alguien que quiera ser como tú, fuerte y sensible a la vez. Para no confundir el significado de estas palabras, no relacionarlas con la rigidez y la fragilidad. La fuerza en el sentido en que es fuerte un árbol: pueden soplar fuertes vientos pero se sostendrá porque es flexible y se moverá para adelante y para atrás con el viento. Y en cuando a la sensibilidad, estoy hablando de ver, estar alerta a las cosas que están alrededor de uno. Algunas personas pueden necesitar una pequeña ayuda en esto, pero a menudo en algún en algún lugar profundo en su mente, o en su corazón, ya están despiertos y alerta a todas estas cosas, si bien no saben cómo articularlas. Y es por eso que el número 2 es tan importante: la habilidad para aprender. Puedes tener todas las posibilidades, todas las potencialidades del mundo para ser amable, amoroso, devoto, bueno y el mejor amante conocido del género humano pero si no puedes aprender a desarrollar ese potencial. ¡Entonces no sirve de nada!

4- Elige a alguien que cuando lo hieras, sienta dolor y te lo muestre. Y viceversa… elige a alguien que cuando te hiera, vea tu dolor y lo registre. Esto es muy importante. Hay muchos modos en que la gente muestra el dolor. A veces reclamando es una de las cosas que hacen las personas más extrovertidas. Reclaman, se vuelven locos… pero es su propia expresión de dolor. Lo peor es cuando le haces a tu compañero algo que no es amable, o que es impensado y él no muestra reacción. Como si no se permitiera a sí mismo mostrarse verdaderamente humano en tu presencia. Pasamos por muchas relaciones o unas cuantas, antes de encontrar a alguien con quien querríamos pasar nuestra vida. Sentimos las heridas en tantas relaciones que empezaban con grandes esperanzas pero que terminaban con fallas y accidentes. Por otro lado, te vas a encontrar con otro que no está intacto, que también está herido de algún modo. Como resultado de esto es que la habilidad de tu compañero de mostrar su dolor es tan importante como su habilidad para percibir tu dolor. ¡Es muy importante! Porque por naturaleza de las relaciones hay momentos de tensión en que presionamos o hicimos algo que lastimó al otro y esto no puede ser evitado completamente, pero no debe ser la misma herida una y otra vez. La gente tiene que aprender cada vez. Puede que alguien haya acumulado enojo y sufrimiento, heridas de los amantes anteriores, y haya adquirido así la habilidad de herir al nuevo amante y hasta ser desbordado por el deseo de herirlo. Entonces debe ser capaz de parar, de detenerse cuando ve el dolor en la otra persona.
5- Elige a una persona que tenga una vida interior. Trabajando, dibujando, escribiendo, a través de la meditación, la religión, algo que ame. Elige a una persona que esté en viaje y te vea como a un compañero de camino, un compañero de viaje. La habilidad para estar completamente con el otro y al mismo tiempo enteramente separado es muy importante. Las relaciones son cíclicas y hay momentos para estar muy cerca el uno del otro y otros momentos para apartarse.

6- Elige a alguien que tenga pasiones similares a las tuyas en la vida. Una relación construye una memoria. Estas memorias, lo compartido, son el “pegamento” lo que une la relación. Por el placer que es recordar buenos tiempos juntos, pero también los tiempos duros. Si no hay nada que verdaderamente disfruten juntos, es muy difícil pasar estos tiempos con el otro. Aun cuando cada uno pueda ser muy distinto del otro y hacer cosas muy diferentes, tiene que haber algo, algo tan simple como descansar juntos en la bañera o secarse juntos el pelo al sol, o dar vuelta a la manzana cada noche, o cualquier cosa de estas muy simple… sé que estarás pensando, cepillarse juntos los dientes a la mañana… Si, poco más que esto.

7- Elige a alguien que tenga valores similares En cuanto a tener hijos, al nacimiento de los niños, la familia, roles de hombres y mujeres y las ideas acerca del dinero y la religión. Tal vez todas estas cosas juntas son el ideal y no las puedas encontrar todas sobre todo al principio de la relación, pero puedes tener esto en cuenta. Elegir a alguien que tenga valores similares tiene que ver con disminuir las fricciones en la relación y estas cosas deben sintonizarse si ha verdadero compromiso. Esta sintonía debe darse también en un nivel pragmático y cuando se da en estos niveles prácticos en más fácil que pueda darse en otros niveles más sutiles.

8- Elige a alguien compasivo, a alguien que sea capaz de escuchar, a alguien que te dé tiempo. Particularmente si eres una persona impulsiva, al tener un compañero que no sea tan impulsivo como tú, eventualmente hallarás cierta lentitud que será buena para ti. También alguien que sea un poco lento, al estar con un compañero que sea bien distinto se acelerará un poco. Y podrán después de un tiempo hallar un ritmo propio de la relación. A veces las personas tienen que estar ocho o nueve años hasta tener este ritmo completamente desarrollado. Lleva tiempo construir un milagro… no un milagro porque estén juntos sino por la fuerza que hay en el centro de una relación por la profunda guía del amor.

9- Elige a alguien que se pueda reír de sí mismo. Poder hacer un chiste y reír de la situación y de sí mismo es muy importante. Pero supongamos que no tienes un compañero muy chistoso, elige a alguien que pueda parar una discusión y aprender a reírse de la situación (vuelve al punto 2, alguien que tenga habilidad para aprender)

10- Elige a alguien a quien puedas tolerarle las fallas y características. En los momentos de tensión y cansancio, las cosas que más te atraerían de un compañero, las cosas más encantadoras, serían las que después te volvería loca… Así que no pienses que podrías vivir con alguien que tiene cosas que realmente molesta a las otras personas y que para ti no son importantes porque él o ella las está haciendo y él o ella es tu amante. Hay algunas cosas que son intolerables en cualquier relación sea el matrimonio o las sociedades y los negocios. Tales como el alcoholismo, el abuso sexual, el juego, las actividades criminales, Una persona que no dice la verdad, una persona que no te puede mirar a la cara, una persona por la que no podrías dar fe, una persona que puede hacer cualquier cosa por tapar sus errores. Todo eso sería construir una relación en un terreno inseguro.

11- Ser amigos y no-solo amantes. Y no es solo que digas “si yo sé lo que eso significa, significa que me guste y que lo ame” Significa más que eso y un modo de juzgarlo es pensar. ¿Harías por tu pareja lo que estás dispuesta a hacer por tu mejor amigo? ¿Estás dispuesta a escucharlo, estás dispuesta a hablar de las cosas de las que él tiene ganas de hablar, a prestar atención a los detalles de lo que dice o tiene ganas de hacer? Esto no significa que tengan que estar cuidándose el uno al otro siempre y para siempre, pero sobre ciertas bases y en algunos detalles por cierto que deben hacerlo. Entonces cuando pienses en lo que harías por tu mejor amigo y en lo que harías por tu amante, las cosas se aclararán para ti.

12- Elije a alguien que haga tu vida más grande y no más pequeña.

viernes, 2 de octubre de 2015

«Quiero estar soltera, pero contigo», la carta que arrasa en las redes sociales

  • La escritora canadiense Isabelle Teissier triunfa con un texto en el que plantea el deseo de tener una relación con alguien combinado con la libertad de no sentirse atada

  •  Una escritora canadiense de 33 años, Isabelle Teissier, ha escrito una carta que ha arrasado en las redes sociales. En ella plantea el deseo de tener una relación con alguien combinado con la libertad de no sentirse atada.

    "Quiero que vayas a tomarte una cerveza con tus amigos, para que al día siguiente tengas resaca y me pidas que vaya a verte porque te apetece tenerme entre tus brazos y que nos acurruquemos. Quiero que hablemos en la cama por la mañana de todo tipo de cosas, pero algunas veces por la tarde; quiero que cada uno haga lo que quiera durante el día.

    Quiero que me hables sobre las noches que sales con tus amigos. Que me digas que había una chica en el bar que te ponía ojitos. Quiero que me mandes mensajes cuando estés borracho con tus amigos para que me digas chorradas, sólo para que puedas estar seguro de que yo también estoy pensando en ti.

    Quiero que nos riamos mientras hacemos el amor. Que empecemos a reírnos porque estamos probando cosas nuevas y no tienen sentido. Quiero que estemos con nuestros amigos, para que me cojas de la mano y me lleves a otra habitación porque ya no puedes aguantarte más y tienes ganas de hacerme el amor ahí mismo. Quiero intentar permanecer en silencio porque hay gente y nos pueden oír.

    Quiero comer contigo, que me hagas hablar sobre mí misma y que tú hables sobre ti. Quiero que discutamos sobre cuál es mejor, la costa norte o la costa sur, el barrio occidental o el oriental. Quiero imaginar el apartamento de nuestros sueños, aun sabiendo que probablemente nunca vivamos juntos. Quiero que me cuentes tus planes, esos que no tienen ni pies ni cabeza. Quiero sorprenderme diciendo: "Coge tu pasaporte, que nos vamos".

    Quiero tener miedo contigo. Hacer cosas que no haría con nadie más, porque contigo me siento segura. Volver a casa muy borracha después de una buena noche con amigos. Para que me cojas la cara, me beses, me uses como tu cojín y me abraces muy fuerte por la noche.

    Quiero que tengas tu vida, para que decidas irte de viaje unas semanas por puro capricho. Para que me dejes aquí, sola y aburrida, deseando que salte tu carita en Facebook diciéndome "hola".

    No quiero que siempre me invites a tus juergas, y no quiero invitarte siempre a las mías. Así, al día siguiente puedo contarte cómo fue la noche y tú puedes contarme la tuya.

    Quiero algo que sea simple y, a la vez, complicado. Algo que haga que, a menudo, me haga preguntas a mí misma, pero que, en el momento que esté contigo en la misma habitación, desaparezcan todas las dudas. Quiero que pienses que soy guapa, que estés orgulloso de decir que estamos juntos.

    Quiero que me digas te quiero y, sobre todo, poder decírtelo yo a ti. Quiero que me dejes andar por delante de ti para que puedas ver cómo se mueve mi culo de lado a lado. Para que me dejes arañar las ventanas de mi coche en invierno porque mi culo se contonea y eso te hace sonreír.

    Quiero hacer planes sin saber si al final los realizaremos. Estar en una relación clara. Quiero ser esa amiga con la que adoras quedar. Quiero que sigas teniendo el deseo de tontear con otras chicas pero que me busques a mí para terminar la noche juntos. Porque quiero ir contigo a casa.

    Quiero ser esa a la que le haces el amor y después te quedas dormido. La que te deja en paz cuando estás trabajando y a la que le encanta cuando te pierdes en tu mundo de música. Quiero tener vida de soltera contigo. Porque nuestra vida de pareja sería igual que nuestras vidas de solteros de ahora, pero juntos.

    Un día, te encontraré".

No permitas ser la segunda opción de nadie, cuando mereces ser prioridad

Y de pronto aparece esa persona que te hace dudar de algo que nunca deberías dudar.

Muchas veces, en lo que al amor se refiere nos enfrentamos al gran dilema: ¿Escuchar a nuestro corazón o a nuestro cerebro? Y es que al parecer, el amor es una fuerza incontrolable que lo llena y lo controla todo, y cuando toca a nuestra puerta es como entrar a una dimensión desconocida, en la que si no estamos atentos es fácil ignorar elementos negativos, conductas, defectos y situaciones importantes que necesitan ser evaluadas con claridad en la otra de la persona antes de entablar lazos afectivos.

Esto llega a ser un poco complicado, porque la mayoría de las veces optamos por escuchar al corazón y luego nos arrepentimos porque terminamos totalmente defraudados: “¿Por qué no lo pensé antes?”. Por lo tanto, lo ideal sería utilizar tanto el corazón como el cerebro en este tipo de decisiones.

Es algo que nos pasa tanto a las mujeres como a los hombres cuando nos enamoramos, por tratar de conquistar a la persona que nos interesa hacemos cualquier cosa para agradarla; digo, es muy válido, es parte del proceso, pero nunca hay que olvidarnos de nosotros mismos, de nuestra dignidad y estar muy consientes de que el amor nunca, pero nunca se mendiga: se merece.

Sé que suena muy cliché, pero soy de la opinión de que antes de darnos a otra persona por completo debemos amarnos y estar plenamente convencidos de que también somos importantes y que tenemos mucho que ofrecer, que somos únicos, que merecemos que nos amen, que nos den atención, cariño, respeto, comprensión, etc.

Posiblemente llegar a la conclusión de que el problema no eres tú, sino la otra persona, no será inmediata, porque no es un proceso sencillo, necesitas pasar una serie de situaciones que te hagan entender que la persona que tienes enfrente fue incapaz de valorarte como te mereces, pero el tiempo es sabio y todo mejora, lentamente, pero mejora.

2

Aunque también existe el otro caso, cuando por nuestra voluntad decidimos involucrarnos y enamorarnos de alguien que no está disponible, personas casadas o con una relación. Aquí hay que estar muy alertas, porque ese tipo de situaciones lo único que generan es un círculo vicioso del cual es muy difícil salir. Qué fácil nos es creer en frases como: “Yo te amo a ti”, “Te prometo que voy a dejar a esta persona por ti”, y son frases que no pasan de ahí, pero si usamos un poco nuestro sentido común verás que nadie que te ama te va a tener como una segunda opción, porque sin pelos en la lengua, eso eres, “una segunda opción”, alguien que está siempre ahí a la espera de un poco de afecto, conformándose con migajas, esperando que algún día le den el lugar que merece, lo cual puede tardar años o, peor aun, como la mayoría de los casos, nunca sucederá.

No aceptes ser opción de nadie, no permitas darle la importancia a alguien a quien realmente no le importas. No dejes entrar a tu corazón a personas que no lo merecen, personas que lo único que harán es robarse todo y que al irse lo único que nos dejarán es un gran vacío por dentro y muchas heridas por sanar.

Aquí no hay que olvidar que nadie es indispensable, que si bien podemos sentir en un momento dado que nuestro mundo se acaba sin la otra persona, que hemos perdido el propósito de nuestra vida, no será así. Empezar de cero es demasiado complicado y el rumbo a tomar puede ser desconocido, pero ningún nuevo rumbo por descocido que sea, es negativo. Nadie muere por amor y menos si es un amor tan pobre que no esta a nuestra altura.

Es muy difícil escuchar razones cuando estamos enamorados, y cuando alguien trata de abrirnos los ojos nos molestamos, nos alejamos, nos olvidamos que allá afuera hay un mundo lleno de cosas maravillosas, de personas que sí merecen la pena, que nos quieren con sinceridad y son capaces de darnos ese amor que merecemos. Es cierto que cada quien es dueño de su vida y hace con ella lo que quiera, pero por qué no tratar de hacer lo mejor con ella, tratemos de ser felices, de no hacernos daño a nosotros mismos, no nos autodestruyamos, hay que proteger siempre y antes que nada nuestro corazón. Aquí nadie esta a salvo! Pero no hay que olvidar que no hay que hacer a otros lo que no nos gustaría que nos hagan, si amas a alguien intenta dar siempre lo mejor de ti, de ninguna manera utilices a otras personas, ni tampoco permitan que nadie te utilice a ti.

Todo nos enseña una importante lección y ahora sabes que si esto vuelve a ocurrir en tu vida tienes un par de verdades para todo aquel que no sepa valorarte como es debido: no tienes tiempo para alguien que no te tome en serio, no tienes tiempo para alguien que te haga dudar de todo lo que has construido y desde hoy en adelante, dejarás ir a todo aquel que le reste cosas a tu vida en vez de sumarle, incluso si es doloroso.

Este es el nuevo comienzo, este es el nuevo rumbo y nunca más volverás a perderte, porque aunque fuiste una opción, desde hoy en adelante siempre serás una prioridad. Hay tanto peces en el mar –como dicen por ahí- que podemos encontrar a alguien que nos dé el lugar que merecemos, que nos haga sentir tan increíbles como pensamos que somos.

 

Escrito por: Karla Galleta.

jueves, 1 de octubre de 2015

NO TE NECESITO, TE PREFIERO.



“Nos hicieron creer que “el gran amor” solo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado.

Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja y la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.

 

Nos hicieron pensar que una fórmula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual, era lo que funcionaba. No nos contaron que eso tiene un nombre: “anulación” y que solo siendo individuos con personalidad propia podremos tener una relación saludable.

 

Nos hicieron creer que el matrimonio es obligatorio y que los deseos fuera de término deben ser reprimidos.

 

Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados. Nos hicieron creer que solo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad.

 

No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, que frustran a las personas, son alienantes y que podemos intentar otras alternativas.

 

Nadie nos va a decir esto, cada uno lo va a tener que descubrir solo. Y ahí, cuando estés muy enamorado de ti, vas a poder ser muy feliz y te vas a enamorar de alguien.

 

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor…aunque la violencia se practica a plena luz del día.” John Lennon

 

No te necesito, te prefiero. Lo sé, es duro y hace falta dejar muchas cosas atrás para pronunciar esas palabras. Entre otras cosas es necesario abandonar la cobardía y cubrirse de coraje, valentía y paciencia. Muchísima paciencia.

 

Paciencia para explicar que el hecho de preferirte es que puedo llegar a quererte y valorarte inmensamente más que si te necesito, porque eso significa que no necesito complementos para tapar mis carencias o mis defectos. Nadie en la vida tiene la responsabilidad de completar lo que me falta.

 

Con esto quiero decir que la única persona a la que necesitamos para vivir es a nosotros mismos. Y yo, en pleno derecho de usar mi libertad emocional, te elijo a ti para estar a mi lado y disfrutar el uno del otro.

 

He decidido dejar de esclavizarme y de atarme a mi pasado emocional. No permitiré que los demás definan quien soy. Voy a buscar la forma de expresar todo mi ser y a explorar el fondo de mi océano. Entonces podré ser yo misma.


Me comprometo a no dar nunca el gusto a los demás sin antes darme el gusto a mí misma. No voy a dejarme llevar por la gente corriente ni por la corriente de la gente. Desde ya me libero del efecto estrangulador de mis pensamientos y trabajaré porque mis decisiones me hagan sentir bien acerca de mi vida.

 

Desprenderme de los parches y los vendajes que tapan mis heridas me ayudará crear un lazo profundo y auténtico contigo. Porque si no amas con libertad es preferible no amar, pues la dependencia emocional destruye.

 

No sé si te amaré toda la vida ni sé si lo haré con la misma fuerza siempre, pero lo que sí que sé es que ahora mismo te prefiero sobre todas las personas. No ocupas mi mente cada segundo, pero sí que vas siempre conmigo.

 

Elijo el amor y sigo siendo dueña de mí misma. Porque el sentimiento de amor más fuerte que existe es el amor hacia uno mismo. Porque, como dijo Perls:

 

“Yo soy Yo y Tú eres Tú. Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas y tú no estás en este mundo para cumplir las mías.

 

Yo soy yo… Un ser completo aún con mis carencias. Tú eres tú… Un ser completo aún con tus carencias.

 

Si nos encontramos y nos aceptamos, si somos capaces de no cuestionar nuestras diferencias y de celebrar juntos nuestros misterios podremos caminar el uno junto al otro, ser mutua, respetuosa, sagrada, y amorosa compañía en nuestro camino.

 

Tú eres tú. Yo soy yo. Si en algún momento o en algún punto nos encontramos, será maravilloso. Si no, no puede remediarse.

 

Falto de amor a mí mismo, cuando en el intento de complacerte me traiciono. Falto de amor a ti, cuando intento que seas como yo quiero en vez de aceptarte como realmente eres.

 

Tú eres tú. Y yo soy yo.

 

Autora: Raquel Aldana