noestesol@ nuestra web de citas

jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Cuándo fue la última vez que tuviste un "momento alubia?


¿Qué tienen que ver las legumbres con el desarrollo personal?

¿Qué es eso del "Momento Alubia"?

Seguramente más de una vez habrás puesto por la noche legumbres a remojo, ¿a que si? Y si prestas atención y pones tu oído en ello puedes oir cómo van engordando. Los garbanzos parece que hacen incluso una fiesta del crecimiento dado el ruido que producen. La alubia, en cambio, crece más silenciosa, sin estrépito ni espaviento...

Lo que está claro es que si las dejas en su bote y bien secas no podrán ablandarse, engordar, crecer y hacer el cambio necesario para poder ser cocinadas y servir de alimento. La condición necesaria para esto es la inmersión en agua y permanecer en ella durante unas horas. Es decir, se necesita tiempo...

¿Qué quiero decir con ésto?

En la zona de confort no hay crecimiento, la querencia de permanecer en ella se basa en el temor y en la inseguridad, y es producto de la conciencia de la pobreza. Más allá de ella está la libertad para crear, para ser, para la transformación, el crecimiento, la evolución y la conciencia de riqueza.

El agua limpia, purifica, igual que el fuego en el que después las alubias pasan otra fase de cocinado, en el que además,  se van sumando ingredientes que hacen el resultado final más rico, nutritivo, saludable...

El acompañamiento de estos ingredientes es opcional a los gustos y necesidades de cada uno y llevado a nosotros mismos serían el añadido de herramientas emocionales, de capacidades, el desarrollo de talentos y de todo aquello que nos va haciendo mejores cada día.

 Ahora...

¿Alguna vez te has mantenido en silencio, a solas contigo mismo el tiempo suficiente para escuchar tu voz interior, y has sentido cómo dentro de ti algo cambia, un concepto, una idea, un mínimo pensamiento... alguna vez en esos momentos has podido percibir que tu alma se expande y conectas con tu fuerza, con tu luz más profunda?

¿Alguna vez has abandonado de forma consciente y deliberada tu zona de confort y te has regalado la oportunidad de crecer y vivir las circunstancias que permiten que se produzca una transformación en ti? 

¿Alguna vez has sido testigo de tu propio crecimiento justo en el instante en el que estás creciendo? ¿Has sentido en tu interior una especie de quiebre, de "run-run", que algo hace "click" y te abre una nueva posibilidad?

¡¡Esto es el "momento alubia"!!

Es sumergirse en el "agua", en la esencia que somos, tomar conciencia de nuestra naturaleza espiritual, del ser que se es, darse tiempo para el reposo, para que todo ocurra a su tiempo, a su manera, sin apegos, en la certeza de que todo ocurre para un mayor beneficio, y que a veces es necesario perder una parte para poder acceder a otra mejor. 

El "momento alubia" es el abandono de la necesidad de tener el control y quedarse quieto, volviendo la mirada hacia dentro, hacia la respiración y la escucha activa de nuestro organismo, de nuestras emociones, abrir un espacio para la comprensión paciente y la recuperación del poder personal. 

En la secuencia del "Ser - Hacer - Tener":

  • El momento alubia es la Vuelta al SER, la toma de conciencia de "quién soy", y de todos los procesos personales que nos preparan para poder superar cualquier situación que nos suceda. 
  • El paso por el fuego sería el "hacer", la expresión máxima de todas las cualidades, las destrezas, las fortalezas, a través de los retos, las actividades y las circunstancias en las que nos ponemos a prueba a nosotros mismos.También se incluye en esta fase el disfrutar del proceso. Vivir de forma activa y consciente.
  •  El "tener" sería la consecuencia lógica de todo el proceso: el cumplimiento del propósito, que sería ser un ¡estupendo plato de alubias!. Servir de alimento para otros.Ser útil a uno mismo y a los demás. 

 Recordemos que la finalidad del alma es evolucionar en el amor, y esto se expresa siendo de mayor utilidad al mayor número de personas. 

No tengas miedo de atravesar momentos duros, no temas la incertidumbre, no dudes de tus capacidades. Lo único de lo que deberías huir es de vivir atrapado dentro de los límites que solamente tú te pones.Permanecer en el bote para que nada te pase, para que nada te duela, ¡a salvo! Pero... ¿A salvo de qué? ¿De tener una vida plena? ¿De la felicidad?

Atrévete a salir de la zona de confort y a comprobar qué tan maravillosa puede ser la vida cuando tú te transformas con ella. Date la oportunidad de detenerte y conocerte, ¡crecer será inevitable!

¿Cuándo fue la última vez que te diste tiempo para ti, para estar en silencio, para escucharte, para sentirte?

¿Cuándo fué la última vez que tuviste un "momento alubia"?


CASUALIDAD O CAUSALIDAD…



Estoy convencida de que todo pasa por una razón en la vida…

Algunas veces las personas llegan a nuestras vidas y rápidamente nos damos cuenta de que esto pasa por que debe  ser así, porque llegron con un  propósito, para enseñar una lección, para descubrir quienes somos en realidad, para enseñarnos lo que deseamos alcanzar, etc…
Algunas veces nos pasan cosas que parecen horribles, dolorosas e injustas, pero con el tiempo descubrimos  que sin que superemos estas cosas nunca  descubriremos  nuestro potencial, nuestra fuerza, o el poder de nuestro corazón.


Todo pasa por una razón en la vida, nada sucede por casualidad o por la suerte, sino por causalidad, enfermedades, heridas, el Amor, momentos de grandeza o de pura tontería, todo ocurre para probar nuestros  limites.
Sin estas pequeñas pruebas la vida seria como una carretera recién pavimentada, suave y lisa, una carretera directa sin rumbo a ningún lugar, plana cómoda y segura, pero  sin razón.
La gente que conocemos afectan nuestras vidas, las caídas y los triunfos que experimentamos crean las personas que somos.
Se puede aprender muchísimo de las malas experiencias. Es mas, quizás sean las mas significativas en nuestras vidas.
Si alguien nos hiere, nos traiciona o nos rompe  el corazón debemos darles las  las gracias porque nos han enseñado la importancia de perdonar, de la confianza y a tener mas cuidado de a quien le abrimos nuestros corazones.
Si alguien nos ama, amémoslos nosotros a ellos no porque ellos nos amen, sino porque nos han enseñado a amar y a abrirles nuestros corazones y nuestros ojos a las cosas pequeñas de la vida.
Hagamos que cada día cuente valorando cada momento,  además de aprender de todo lo que podamos aprender, porque quizás mas adelante no tengamos la oportunidad de aprender lo que tenemos que aprender de ese momento.


Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Mantengamos la cabeza en alto porque tenemos todo el derecho a hacerlo.

Creer que no tenemos ningún tipo de control sobre nuestra vida refuerza nuestro victimismo. Mientras sigamos creyendo que nuestra propia vida no depende de nosotros, podremos seguir eludiendo cualquier tipo de responsabilidad. Y mientras sigamos pensando que todo esto no es más que un accidente, podremos seguir evitando cualquier posibilidad de encontrar la respuesta a la pregunta ¿para qué vivimos?

DEL POR QUÉ AL PARA QUÉ, solemos preguntarnos por qué nos pasan las cosas, en lugar de pensar en  para qué nos han ocurrido. Preguntarnos por qué es completamente inútil. Potencia que veamos la situación como un problema y nos lleva a adoptar el papel de víctima y sentirnos impotentes.

Sin embargo, preguntarnos para qué nos permite ver esa misma situación como una oportunidad. Y esto nos lleva a asumir la responsabilidad. Una actitud mucho más eficiente y constructiva. 

Si creemos que estamos aquí para tener un empleo monótono que nos permita pagar nuestros costes de vida, eso es precisamente lo que tendremos  con nuestros pensamientos, decisiones y comportamientos. Por el contrario, si cambiamos nuestra manera de pensar y de actuar, tenemos la opción de modificar el rumbo de nuestra existencia, obteniendo  resultados diferentes. 

El simple hecho de creer que es posible representa el primer paso.

Yo te propongo que pienses que es posible crearte un futuro mejor, informate, TU PUEDES.

Repitamonos a nosotros mismo que somos personas  magníficas, sino creemos en nosotros mismo nadie mas lo hará tampoco.

CREAR NUESTRA PROPIA VIDA, ENCONTRARLA Y LUEGO VIVIRLA.

No existe La Casualidad, todo es Causalidad en nuestra vida, en nuestro camino.


Los 10 mitos del amor romántico

En este artículo vamos a hablar sobre 10 mitos del amor romántico muy extendidos en la sociedad en la que vivimos y que pueden estar interfiriendo en el desarrollo de una relación de pareja sana y satisfactoria.
Es un hecho que nuestros sentimientos amorosos están influidos por factores socio-biológico-culturales, y para mi parecer, la sociedad y la cultura que nos rodea transmite una concepción del amor que no es real.
El príncipe no siempre se casa con la princesa, el amor no en todas las ocasiones puede superar todos los obstáculos que se le pongan por delante, ni es frecuente tropezarse en las escaleras con la persona de tu vida y empezar un romance idílico después de que te ayude a recoger los papeles.
No digo que no existan romances de películas, ni niego que en ocasiones la realidad supera la ficción, pero seguramente si quieres encontrar pareja, sea más productivo y te ofrezca más garantías de éxito salir a buscarla que esperar a que el destino haga que “tu media naranja” llame a la puerta de tu casa.

¿Qué es un mito?

Cuando hablo de mitos, me refiero a un conjunto de creencias compartidas por gran parte de la sociedad que ni son verdaderas ni están validadas de ninguna manera, sin embargo se transmiten de generación en generación.
Estás creencias las aprendemos desde la infancia mediante cuentos, canciones, relaciones familiares, medios de comunicación etc… y de está manera se siguen justificando y reproduciendo socialmente.

Los 10 mitos del amor romántico

Aunque hay muchos más mitos respecto a este tema, en este artículo voy a centrarme en los 10 mitos principales que considero que pueden perturbar nuestra tranquilidad mental y/o la estabilidad de nuestra pareja.
Pero antes quiero dejar plasmado un texto cuya autoría se atribuye a Johonn Lenon que resume bastante bien los puntos que quiero tratar en este artículo.
“Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja,
y que la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad.
No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta.
Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual, y que era eso lo que funcionaba.
No nos contaron que eso tiene nombre: anulación. Y que solo siendo individuos con personalidad propia podremos tener una relación saludable.
Nos hicieron creer que el matrimonio es obligatorio y que los deseos fuera de ese término deben ser reprimidos.
Nos hicieron creer que solo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad.
No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas.
Tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto… cada uno lo va a tener que descubrir solo.
Y entonces, cuando estés muy enamorado de ti mismo, podrás ser muy feliz y amar de verdad a alguien.
Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor… aunque la violencia se practica a plena luz del día.”

1. Mito de la media naranja

Frase del diario de Bridget jones:
“Puede que sea mi media naranja misteriosa, la que llevo esperando toda la vida.
– ¿Recuerdas a Bridget?”
Estoy segura de que tú también has oído más de una vez las siguientes frases: “¿Y si me doy cuenta de que no es mi media naranja” o “Entonces es que no estabais destinados a estar juntos”
El mito de la media naranja tiene su origen en Plantón y su obra el Banquete (Si quieres leer más sobre el origen de este mito haz clic aquí) y se basa en que somos personas incompletas que solo encontraremos la felicidad y la plenitud cuando encontremos a otra persona que el destino a puesto en un lugar concreto y que encaja con nosotros a la perfección.
Sinceramente, creo que nos irían mejor las cosas si alguien nos explicara desde pequeños que nadie necesita a otra persona para completarse, que somos personas completas y que tener pareja es una elección personal y no un requisito indispensable para encontrar la felicidad.
Además de esto, es un hecho que no solo existe una persona que encaje con nosotros situada por el destino en algún lugar del universo, sino que nosotros somos responsables de elegir cuales son las características que queremos que tenga la persona susceptible de compartir nuestro proyecto de vida.
Y lo más más probable es que haya bastantes personas en el mundo que cumplan nuestras expectativas y sean posibles candidatos de los que enamorarnos.

2. Mito de los celos

Los celos NO son signo de amor, sino de inseguridad y dependencia. Además son una de las emociones que más pueden deteriorar una relación de pareja.
Una relación debe basarse en la libertad y en la confianza y aunque los celos pueden aparecer jamás deben sobrepasar ciertos limites.
Si desconfías de tu pareja, lo mejor que puedes hacer si tras pensar posibilidades alternativas a que te está engañando no logras tranquilizarte, es sentarte a hablar con ella, sin reproches, sin acusaciones y exponiendo calmádamente tus dudas.
Pero nunca entres en una dinámica de comprobaciones (mirar teléfono, email, interrogatorios) ya que con esto no lograrás nada, pues siempre habrá más cosas que podrás comprobar y puedes terminar por minar la paciencia de la otra persona.
Nadie te va a poder asegurar al 100% que tu pareja no te está siendo o te va a ser infiel, pero si quieres tener una relación sana tendrás que aceptar ese riesgo y lograr que la incertidumbre no abrume tu mente.

3. Mito de la  omnipotencia o de que el amor todo lo puede

En muchas ocasiones el cine, las novelas, las series, etc… nos muestran dos personajes enamorados que tras superar numerosas dificultades logran al fin estar juntos. Implícitamente nos están dando este mensaje “Al final el amor siempre triunfa” “El amor todo lo puede”
Sin embargo, esto no siempre es cierto.
Hay personas que por mucho que se quieran no les hace ningún bien estar juntas. Caracteres opuestos, diferentes expectativas de vida, problemas del pasado sin resolver, etc pueden hacer que se acabe la paciencia antes que el amor.
Aceptar este mito como cierto puede hacer que aguantemos actitudes intolerables ya que al final todo se arreglará y triunfará el amor.
Siento decirte que esto no siempre ocurre (a veces si) y que en ocasiones aunque sea duro lo mejor que puedes por tu amor propio e incluso por el amor hacia la otra persona es alejarte de ella.

4. Mito de las discusiones

Aquí tenemos dos versiones: Si una pareja no discute es que no se quiere y la versión contaría, discutir es malo.
Depende de lo que entendamos por discutir… Si entendemos exponer puntos de vistas diferentes y ser capaz de llegar a un acuerdo en el que los dos ganen, discutir puede fortalecer enormemente una relación de pareja. Sin embargo si a lo que nos referimos es a insultarse y a tirarse platos a la cabeza esta claro que solo conseguiremos cargarnos la relación.
descarga
Ni discutir es malo, ni que una pareja apenas discuta significa que se quiera menos. Hay parejas que tienen formas de pensar más similares que otras, y esto no es ni bueno ni malo en si.
Lo importante es enfocar las discusiones desde un punto de vista constructivo en el que lo prioritario no sea quien lleva mas o menos razón, sino poder llegar a un punto en común. Y por supuesto tampoco caer en el extremo de callarse todo por miedo a discutir, ya que de está manera sera difícil encontrarnos augusto en la relación y todo aquello que guardamos acabará explotando por algún lado en el momento más inoportuno.

5. Mito del enamoramiento

El enamoramiento es un estado de euforia y pasión puramente hormonal propio del inicio de las relaciones amorosas.
Te recomiendo echar un vistazo al artículo:
Sin embargo este estado emocional consume demasiados recursos a nivel biológico como para mantenerse de manera permanente en el tiempo.
Pero esto no significa que una vez que se calma el cóctel hormonal deba acabarse la relación, por el contrario puede pasarse a una relación de amor más sereno y profundo en el que cobran mas importancia otros factores como la complicidad, el apoyo y la confianza que la emoción descontrolada.
Además es completamente posible si nos esforzamos en cuidar la relación mantener viva la pasióndurante toda la vida.

6. Mito de la exclusividad

Este mito enuncia que si estás enamorad@ de tu pareja no deben atraerte otras personas.
Ser fiel es una decisión y un coste que asumimos a cambio de los beneficios que nos ofrece una relación de pareja estable.
Sin embargo a lo largo de nuestra vida vamos a conocer a muchas personas y es absolutamente normal que nos sintamos atraídos por otras personas que no son nuestra pareja.
Esto no debe suponer ningún problema siempre y cuando asumamos que es algo normal y no le demos más importancia de la que merece.

7. Mito de la unidad

Creer que ambos miembros de la pareja deben ser uno.
Una pareja está formada por dos personas, dos personas independientes una de la otra que se unen para formar un proyecto de vida en común.
Sin embargo esto no implica que tengan que hacerlo todo juntas, de hecho es sano tanto para cada persona, como para la relación, que cada uno de los miembros tenga su propio espacio para dedicar a sus amigos, sus hobbies, o para ella misma, sin que su pareja este presente; de modo que cada uno puede enriquecerse no solo de las experiencias que viven juntos si no también de las experiencias del otro.
Compartir absolutamente todo con tu pareja puede llevarte a un estado de fusión en el que pierdes tu propia identidad y dejas de reconocerte a ti mismo si no es en función del otro.

8. Mito de los polos opuestos

Aunque hemos oído en numerosas ocasiones eso de que que los polos opuestos se atraen, lo cierto es que nos atraen más personas con gustos, ideologías y expectativas similares o complementarias a las nuestras.
Además cuantas más cosas en común tengamos con una persona más probable es que la relación se mantenga en el tiempo.

9. Mito de la convivencia o del matrimonio

Tenemos la idea de que el culmen de toda relación de pareja debe ser la convivencia o el matrimonio. Y aunque la mayoría de las personas es lo que buscan, no debemos aceptar de manera automática que este debe ser el fin de toda relación.
En ocasiones cuando por determinadas cuestiones la convivencia o el matrimonio se hacen inviables (relaciones a distancia, trabajos sin una estancia fija, incompatibilidad de caracteres para convivir, persona casada anteriormente, etc) damos por sentado que esa relación ya no tiene sentido.
Puede que estemos en lo cierto y que esa relación ya no vaya a ningún lado, pero también puede que hayamos tomado esa decisión simplemente porque su fin no es la convivencia o el matrimonio.
Debemos determinar si seguir o no en una relación en función de la satisfacción que ésta nos aportay en función de si está alineada o no con nuestras expectativas de vida, pero no en función de algo que nos han impuesto que debe ser el culmen de la relación, sin al menos pararnos antes a pensar si estamos de acuerdo o no con esa imposición.

10. Mito de la pareja

Creencia de que la pareja heterosexual es algo natural y universal, y que la monogamia está presente en todas las épocas y todas las culturas.
Tal y como he dicho anteriormente el amor esta condicionado en parte por factores sociales y culturales, y la cultura en la que vivimos nos presenta un prototipo de pareja que en la mayoría de las ocasiones aceptamos como si fuera el único que existiera en el planeta tierra.
No digo que sea malo aceptar ese prototipo de pareja y ceñirnos a el (Probablemente hacerlo sea lo más adaptativo y lo que menos coste implique) pero si quiero señalar que aceptar esta creencia como universalmente valida puede dar lugar a conflictos internos en aquellas personas que en algún momento se desvíen de algún modo de esta normativa (personas solteras, que se enamoran de una persona de su mismo sexo, o de varias personas a la vez, etc…)
Publicado en: Psicorumbo

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Expectativas irracionales que dañan la vida en pareja

EXPECTATIVAS IRRACIONALES QUE DAÑAN LA VIDA EN PAREJA

En este artículo vamos a hablar de cómo en ocasiones las expectativas que tenemos puestas en nuestra pareja,  dañan sin darnos cuenta la propia relación.
problemas de parejas
Las relaciones de pareja están formadas por una parte explicita (la que hablamos y consensuamos con nuestra pareja) y una parte implícita (aquello que esperamos del otro por el hecho de ser nuestra pareja, pero que nunca le hemos dicho).
En la parte implícita entra en juego las expectativas, éstas pueden estar en ocasiones alejadas de la realidad.
Aunque hay muchas expectativas irracionales que pueden dañar la relación de pareja voy a hablar sobre las que más frecuentemente me suelo encontrar en mi práctica clínica.
  1. Mi pareja es el responsable de hacerme feliz.
Esta muy bien que el otro no nos amargue la vida, nos trate bien y haga cosas que sabe que nos gustan pero… ¿Es responsable de nuestra felicidad?
La felicidad depende en gran parte de las cosas que nosotros hacemos y de cómo interpretamos la realidad que nos rodea, y esto, no lo puede hacer nadie por nosotros.
Puedes tener a la persona más maravillosa a tu lado, pero si te empeñas en poner tu atención en las cosas negativas que hace, seguro que encuentras alguien a quién culpar de tu infelicidad.
Nadie, absolutamente nadie que no seamos nosotros mismos es el responsable de hacernos felices.
  1. Mi pareja tiene que compartir todo conmigo.
Tu pareja, comparte su vida contigo y al decir que comparte su vida entendemos que tiene qué tener una vida aparte que tú, que pueda compartir contigo ¿no?
El hecho de que alguien este contigo no significa que tenga que compartir absolutamente todo contigo y eso no significa que te quiera menos o que tenga algo que ocultarte.
Hacer actividades por separado es sano en una relación de pareja para que ambos tengas cosas que contarse y puedan enriquecerse el uno del otro. Tener pareja es compartir tu vida con alguien, no fusionar tu vida con la de alguien.
  1. Mi pareja “debería” hacer tal, o cual cosa.
Tu pareja es una persona con una historia vital diferente que la tuya, con un cerebro distinto al tuyo y seguramente con algún valor o punto de vista diferente al tuyo.
Seguramente muchas de las cosas que tu sobreentiendes que tú pareja “debería” hacer, para tu pareja no estén tan claras. Así que te recomiendo que cambies las cosas que “debería” hacer, por aquellas cosas que “te gustaría que hiciera” pero que no tiene porque hacer necesariamente siempre, ya que es una persona diferente a ti y no piensa exactamente igual que tú.
Una variante de esta expectativa es “Mi pareja debería conocerme lo suficiente para saber qué es lo que quiero, o por qué estoy enfadado” Creo que a todos nos gustaría que esto fuera sí, sin embargo aún no conozco a nadie que sepa leer la mente, así que no podemos esperar que nuestra pareja sepa lo que estamos pensando. ¿Qué tal si probamos a decírselo?
Realmente todos tenemos expectativas y más en cuanto a temas de pareja se refiere, sin embargo es importante pararnos y reflexionar sobre si esas expectativas son racionales o sin embargo no solo no son reales, si no que por su culpa estamos deteriorando la relación.
Una vez que detectemos las expectativas irracionales que tenemos será mucho más fácil modificarlas ajustándolas a la realidad.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Servicio de consultoría psicológica

¡Buenas! Escribo este artículo para presentarme y para presentar el nuevo área de consultaría psicológica de "No estés solo"

Mi nombre es Míriam Martín, soy psicóloga licenciada por la Universidad Autónoma de Madrid y máster en psicología clínica. Actualmente trabajo como terapeuta en un despacho privado y a partir de ahora paso a formar parte del equipo de "No estés solo"


Si quieres saber más sobre mi te aconsejo visitar mi blog: http://psicorumbo.com/

En las relaciones con los demás, y sobre todo en las de pareja que son relaciones más estrechas es donde más se manifiestan nuestras inseguridades, carencias afectivas o ideas irracionales que hemos e ido adquiriendo a lo largo de nuestra experiencia vital.

Una relación de pareja es la unión de dos personas con ideas diferentes, una historia previa diferente y personalidades diferentes que se unen para formar un proyecto de vida en común por lo tanto no es de extrañar que muchas veces surjan problemas.

La finalidad del servicio es poder asesorar a todas las personas que tengan problemas en cualquier ámbito de la pareja, ver qué es lo que esta fallando y ponerle solución cuanto antes.
Pero no me estoy refiriendo solo a los problemas que puedan surgir dentro de una pareja si no también a problemas para encontrar pareja, timidez, problemas sexuales, fobia social, duelos y rupturas, patrones que se repiten en diferentes parejas a lo largo del tiempo, falta de autoestima, etc...

En definitiva la intención de este servicio es que pueda utilizarlo cualquier persona para mejorar su manera de relacionarse con los demás o sentirse mejor con sigo misma.

Por ello se ofrecen diferentes modalidades de consulta que abarcan desde terapias presenciales más largas para problemas más complejos a consultas puntuales para una duda específica en un momento dado.

Un placer pasar a formar parte de "No estés solo" y podéis poneros en contacto con migo para cualquier duda relacionada con el servicio de consultaría psicológica.